Preguntas Más Frecuentes

on Posted in Spanish. Hits: 3124

  • ¿Quiénes son las personas consagradas?

    Son consagrados aquellos laicos o clérigos que profesan los consejos evangélicos  por medio de un vínculo sagrado, llegando a ser miembros de un Instituto de vida consagrada (can. 573 § 2). El estado religioso es un estado público y completo de vida consagrada. A los preceptos comunes para todos los fieles se añaden los tres consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia, obligatorios por medio de los votos perpetuos o temporales que se han de renovar al vencer el plazo (can. 607 § 2), pero siempre públicos, es decir, aceptados como tales por la Iglesia (can. 1192 § 1). Este estado religioso comporta la vida fraterna en comunidad y un apartamiento del mundo que sea propio del carácter y la finalidad de cada Instituto (can. 607 § 2 y 3).

  • ¿Cuáles son los Institutos de vida consagrada?

    Los Institutos de vida consagrada son sociedades eclesiásticas erigidas, aprobadas y competentemente organizadas por la Iglesia a través de una adecuada legislación general y particular (Reglas, Constituciones, Estatutos) para que pueda en ellas suficiente y oficialmente profesarse el estado de vida de consagración (can. 576).

  • El vuestro Insituto es un instituto de "Derecho Pontificio". ¿Qué significa eso?

    Significa che somos erigidos o aprobados por la Santa Sede mediante decreto formal (can. 589) De hecho, nuestro Instituto se erigió como un instituto pontificio de la vida religiosa por Su Santidad Juan Pablo II el 1 de enero de 1998, Solemnidad de la Madre de Dios. Entonces, dependemos inmediatamente y exclusivamente de la potestad de la Sede Apostólica, en lo que se refiere al régimén interno y a la disciplina.

  • ¿Cómo discernir la propia vocación?

    1. A través de una oración constante y humilde.

    2. Encargue a sí mismo a la mediación maternal de la Inmaculada. Imitar su "Fiat", una entrega total al plan divino de Dios: "Hágase en mí según tu Palabra".

    3. Cultivar una profunda devoción a Jesús en la Sagrada Eucaristía, con la Santa Misa y la Adoración Eucarística con tanta frecuencia como sea posible. Puesto que la vida religiosa es una vida eucarística, por lo tanto , como la Eucaristía uno debe esforzarse por ser puros, santos, inmolado, consumido, y sacrificado.

    4.Procure un director espiritual o confesor, preferentemente un sacerdote que es espiritual y está dispuesto a guiar el alma de uno sabiamente.