Franciscanos de la Inmaculada

Los Franciscanos de la Inmaculada1 (Latín: Franciscanis Immaculatae; F.I.) son una congregación religiosa católica que nació como movimiento espiritual en el 1970. El Padre Stefano María Manelli y el Padre Gabriel Maria Pelletieri, inspirados por el Concilio Vaticano II, intentaron vivir auténticamente la Regla de San Francisco de Asís, siguiendo el ejemplo y el carisma de San Massimiliano María Kolbe. Erigido "por voluntad de el Santo Padre" Juan Pablo II como Instituto de derecho diocesano en la Archidiocésis de Benevento, en Italia, en 1990, fue reconocido como Instituto de derecho pontificio en 1998. Entre sus miembros existen los frailes, las hermanas, las Clarisas, y laicos consagrados.

fi-jp2

Carisma

Los miembros del instituto – los frailes, las hermanas, las Clarisas, y laicos consagrados. –, además de los votos de pobreza, obediencia y castidad, profesan un cuarto voto, el voto mariano, que los caracteriza, en orden a establecer la Misión de la Inmaculada Mediadora, consistente en el estudio y difusión del Misterio de la Bienaventurada Virgen María, como Inmaculada y Corredentora. El "carisma" y la espiritualidad de los Franciscanos de la Inmaculada es compartida por un Instituto de religiosas, activas y contemplativas, y por una Tercera Orden, formada por seglares de ambos sexos. Junto a los tradicionales apostolados de la predicación, la reconciliación sacramental, la dirección espiritual, etc., los Franciscanos de Inmaculada se dedican a anunciar el Evangelio a través de las oraciones, las liturgias, y las nuevas tecnologías con el espíritu innovador de San Maximiliano.

Presencia en el Mundo

Los Franciscanos de la Inmaculada están presentes los 5 continentes con varias comunidades, repartidos en “Casas Marianas” de Italia, Austria, Francia, Reino Unido, Portugal, Polonia, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Filipinas, Australia, India, Benin, Nigeria, Cameroon y Kazajistán.