Quinto Día Ocultación

MARÍA: ¿Sabes cuál es la verdadera causa de la vida y la belleza de una flor? … Ves sus matices brillantes, hueles su delicada fragancia y aun así no reconoces que todo esto brota de esas humildes raíces que están ocultas en la tierra árida y a menudo embarrada. ¡Es la humilde tierra la que asegura la parte vital de una flor y es en ella que las raíces están ocultas y no pueden dar vida a la flor si no están ocultas! ¡La virtud siempre nace de una íntima y profunda ocultación! Ciertamente las flores deben ser vistas pues Jesús dice: “Deja que otros vean tus buenas acciones”, pero la semilla de la brotan, la vida del corazón debe permanecer disimulada y oculta.

¿Cuántas veces acaso no amas parecer virtuosa ante quienes te ven y buscas el vano elogio de los demás? Entonces remueves la raíz de su ocultación, ella se seca infelizmente y también la flor se marchita y muere. El jardinero corta la flor y la ata a un tallo artificial para que pueda ser admirada … ¡pero al hacerlo la mata! Cuando buscas la alabanza humana, cortas la flor de la virtud y la colocas en un tallo artificial … Luego de las alabanzas vacías no es nada mas que una masa de hojas marchitas. Por lo tanto ama la ocultación y desea que solo Dios te vea y lea el secreto de tu corazón.

EL ALMA: ¡Oh María, ábreme tu humilde Corazón como un refugio para que pueda esconderme en él! Las alabanzas humanas me perturban, me agitan, me hacen tan fea y reconozco que me vuelvo peor luego de las alabanzas. ¡Estoy llena de orgullo y no puedo liberarme de él excepto escondiéndome en Dios! ¡Oh María, dame la fuerza para rehuir las alabanzas humanas y mi vanidad!

ASPIRACIÓN: Oh María, dame humildad de corazón.

PEQUEÑA TAREA: Cuando algo aumenta tus alabanzas, por el amor de la santa humildad.

Rate this item
(0 votes)

3 comments

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

back to top